Pensamos que es uno de los puntos de partida más importantes al que se enfrenta todo aquel que decide contratar servicios de desarrollo y marketing
on-line  de una empresa cuando quiere montar un negocio en la web. De la experiencia de los desarrolladores, sus capacidades y aptitudes dependerá el éxito de tu negocio, así que ¿Estás dispuesto a arriesgarte?. Si andas buscando una empresa de desarrollo web y/o marketing on-line para crear tu negocio en la red, te proponemos un decálogo que te aportará un punto de vista distinto a la hora de decantarte por una oferta u otra.

Introducción

El comercio on-line cada vez cobra mayor importancia en nuestra sociedad, debido a múltiples factores que propician su funcionamiento. Gracias a la popularización de portales de compra y venta como Ebay o Amazon, cada día es más fácil comprar por Internet y los consumidores se están dando cuenta de las innumerables ventajas que ésto supone: Les permite comprar desde sus casas cómodamente, en horarios donde normalmente las tiendas y comercios cierran; el comercio on-line suprime las barreras geográficas y allana la comunicación entre diferentes culturas, países e idiomas gracias a las tecnologías de traducción simultáneas como Google Translator. Hoy por hoy, cualquier persona con un poco de idea y algo de habilidad, puede vender sus productos o servicios en cualquier punto del globo gracias a las nuevas tecnologías de e-commerce.

Si has llegado hasta aquí, probablemente estés planteándote la idea de expandir tu negocio ya existente en Internet o de crear uno nuevo a modo de tienda on-line o página web y hasta aquí, he de decirte que tu planteamiento es correcto y estás en el lugar adecuado para ello, pero antes de nada, déjame plantearte algunas preguntas previas.

  • ¿Tienes un nivel medio-alto de informática? (no, tus habilidades no suman puntos aunque te pases el día enviando e-mails, seas un “hacha” con MsWord, o estés a todas horas sumergido en Facebook)
  • ¿Tienes experiencia en el trato con clientes?
  • ¿Sabes lo que es una pasarela de pago segura o sólo conoces Paypal?
  • ¿Tienes controladas las mejores opciones de logística según el peso y el precio de tus envíos?
  • ¿Conoces los diversos modelos de plataformas de comercio electrónico que hay en el mercado y qué ventajas aporta cada uno de ellos?
  • ¿Cómo piensas hacer publicidad de tu negocio? ¿Sabías que además de pagar por ella, si la publicidad está bien diseñada poco a poco tu inversión será menor?
  • ¿Conoces la verdadera labor de un Community Manager y lo que puede hacer por tu negocio?

Éstas y muchas otras son algunas de las preguntas que toda empresa de desarrollo web profesional ha de realizar a sus clientes previo al diseño de un boceto de proyecto. Lamentablemente, el intrusismo profesional es cada día mayor y aunque respetamos profundamente los principios básicos de la competitividad y la libertad de mercado, creemos absolutamente necesario plasmar una serie de elementos éticos básicos que marquen la profesionalidad, y por ende, la viabilidad de un proyecto. Piensa que tus ventas dependen directamente de la calidad no solo de tu sistema de venta on-line, sino del soporte y alcance de tu negocio.

Internet representa una audiencia potencial de miles de millones de consumidores. Llegar a ellos con tu producto o servicio es el objetivo y presentarles una plataforma de comunicación rápida, intuitiva, dinámica y eficiente la mejor manera de ganar nuevos clientes.

1. Capacidad creativa

Un equipo de diseño ha de ser creativo e innovador. El diseñador, por lo general, es una persona con capacidad de generar diseños adaptados a las necesidades del cliente sabiendo conjugar elementos como colores, formas, figuras, patrones, etc. Mira detenidamente la oferta que te planteen, pregunta, investiga sobre trabajos ya realizados y observa que las soluciones que te estén proponiendo sean realmente innovadoras y adaptadas a tu negocio: A nadie le gusta tener una tienda exactamente igual a otra.

2. Experiencia

Fíjate bien en la trayectoria profesional de los profesionales que se dirijan a ti con sus ofertas. Nadie nace enseñado y nadie comienza a trabajar con un currículum o portafolio de productos inmenso, es cierto, pero en función de tus necesidades has de tomar la decisión de dejar tu proyecto en manos más o menos expertas. No tengas miedo a preguntar en aquellos lugares que hayan sido desarrollados por esas personas: Te aportarán un punto de vista muy objetivo y una visión real de lo que obtendrás al contar con ellos en tu proyecto.

3. Compromiso

Un buen profesional definirá las fechas aproximadas de creación y entrega de sus trabajos. Exige ese compromiso y su cumplimiento y desconfía de aquellas personas reacias a adquirirlo.

4. Roles

En todo proyecto es de vital importancia definir los roles que como diseñador y cliente asumirá una y otra parte. Si dividiésemos un negocio en Internet en roles, nos encontraríamos en la mayoría de casos con los siguientes:

  • Diseño, programación y puesta en marcha
  • Creación de contenido (artículos en el caso de una tienda on-line, o secciones e información en el caso de páginas web de servicios).
  • Monitorización. Lo cual incluye el proceso de alta de clientes, ventas, contactos, atención pre y post-venta, asistencia técnica, devoluciones, etc.
  • Mantenimiento técnico (Que no te engañen: Todas las páginas web sean de la índole que sean necesitan mantenimiento técnico).
  • Posicionamiento y SEO (Imprescindible para que tu página llegue a los consumidores)
  • Marketing y publicidad (Redes sociales, blog, Ad-Words, etc).

Piensa y define con tus desarrolladores qué roles asumirán ellos y cuáles tú y céntrate en trabajarlos. Recuerda ésto: No sirve de nada una maravillosa tienda on-line con un diseño vanguardista si nadie contesta a las preguntas de sus clientes, ni se publicita en ningún buscador ni tiene presencia en redes sociales.

5. Inversión en publicidad

La inversión en publicidad es importantísima, pues de ello dependerá el impacto de tu marca en la red. Hay campañas de publicidad adaptadas a todos los bolsillos y, pese a que pueda parecer que “cuanto más azúcar, más dulce” si bien tiene parte de razón el dicho, no es del todo correcto.

Existe una relación de equilibrio directamente proporcional entre la calidad del SEO de nuestra página y la inversión en publicidad. En otras entradas nos centraremos en mayor profundidad en el marketing on-line, pero de momento, queremos dejar constancia que para alcanzar el objetivo básico inicial, que es un buen posicionamiento en Google, alcanzar niveles de tráfico aceptables desde las redes sociales y aumentar con todo ello las ventas (o contactos), la inversión en publicidad ha de ser acorde a la audiencia a la que queramos llegar por medio de la segmentación: No es lo mismo publicitar nuestra marca a un mercado potencial de 10.000 personas a nuestro alrededor, que llegar a una difusión a nivel nacional con un público de 25.000.000 de potenciales compradores.

Si decides dejar en manos de tus desarrolladores la publicidad de tu negocio (algo totalmente recomendable por otro lado, si son gente eficiente), habrán de diseñarte una campaña segmentada y acorde a tu producto o servicio.

6. Seguimiento

Todo profesional o empresa seria que se precie, ha de poder ofertar a sus clientes un seguimiento y evolución de su negocio en la red. Los seguimientos incluyen un análisis e interpretación de las estadísticas del tráfico de tu negocio, o lo que es lo mismo: Será necesario que los profesionales que contrates te informen puntualmente de la actividad que tus clientes desarrollen en tu página.

Hoy por hoy, tenemos potentísimas herramientas de análisis estadístico de comportamiento, como Google Analytics, las cuales nos permiten descubrir no sólo cuántas visitas ha recibido nuestro sitio web sino la procedencia de esas visitas (si llegan a través de las redes sociales, de los buscadores, directamente, de la publicidad en sitios de terceros, etc), el perfil de los visitantes (grupos de edad, sexo, origen geográfico, etc), índice y ratios de páginas visitadas (un negocio on-line se compone de múltiples páginas web las cuales pueden recibir más o menos visitas) . Con todo ello, podemos teorizar sobre el comportamiento de nuestra inversión en publicidad, qué potenciar y qué no, cómo y dónde optimizar los recursos y en qué puntos habremos de enfatizar nuestros esfuerzos.

7. Mantenimiento técnico

Ya lo hemos dicho anteriormente y queremos seguir haciendo insistencia en ello: El mantenimiento técnico es indispensable para asegurar el correcto funcionamiento de nuestra página web y la seguridad de nuestra información. La depuración de una base de datos, copias de seguridad, actualizaciones, migraciones, ampliaciones… Todas ellas son actividades puramente técnicas que es mejor dejar en manos de profesionales. Busca una empresa que te ofrezca un mantenimiento de tu página web o tienda, la mayoría estarán encantados de ofrecerte contratos de mantenimiento por una pequeña cuantía mensual que te proporcionarán una gran seguridad sabiendo que tu negocio y tus datos están a salvo.

8. ¡El código abierto es una muy buena opción!

El código abierto es una filosofía de programación mediante la cual, se crean soluciones escritas en lenguajes de programación que pueden ser distribuidas y modificadas libremente y sin restricciones. El uso de soluciones de código abierto en tu negocio te aportará numerosos beneficios, pero quizá uno de los más importantes, es que si has contratado a los desarrolladores equivocados y no estás contento con el resultado, no hará falta empezar de nuevo. En la mayoría de ocasiones cualquier otro desarrollador podrá tomar el control de tu proyecto y continuarlo o modificarlo.

Recuerda algo muy importante: Si tu proyecto está basado en código abierto exige que el acceso no sea restringido, pues lamentablemente, cada vez son más las empresas que desarrollan proyectos para sus clientes basados en código abierto y, con el fin de “atraparlos” modifican el software impidiendo así que cualquier otro profesional pueda hacerse cargo y cobrar las tarifas que estimen oportunas.

9. Imagen profesional

Trata de encontrar a profesionales que aporten imágenes de alta calidad e impacto a tu proyecto. El escaparate de tu negocio será tu página web, tus clientes no podrán ver tus artículos a menos que sea en una fotografía y cuanto mejor sea ésta mayor probabilidad de venta tendrás. ¡Una imagen vale más que mil palabras!

10. Transparencia

Busca la transparencia en aquellas personas a quién decidas confiar tu proyecto. Tener acceso a la administración de tu tienda, disponer de la documentación técnica o ser capaz de comunicar y ver resulta una incidencia en un tiempo aceptable son características que has de exigir a la hora de contratar tu negocio en la red: Te ahorrará más de un disgusto.

10 Claves para elegir al desarrollador web adecuado. ¿Te ha parecido interesante nuestro post de hoy? ¿Por qué no nos comentas qué opinas?. Si echas algo en falta, ¡cuéntanoslo!

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Únete a nuestro boletín para recibir toda la información y noticias en tu

correo electrónico.